ECO: domingo 28 de enero de 2024

ECO-Domingo-28-de-enero-de-2024-p

ECO: domingo 28 de enero de 2024

Evangelio de Marcos 1, 21-28:

“Llegó Jesús a Cafarnaún, y, cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su enseñanza, porque no enseñaba como los letrados, sino con autoridad.

Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: ¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: El Santo de Dios.

Jesús lo increpó: Cállate y sal de él.

El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: ¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y lo obedecen.

Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea”.

 

Comentario:

NOVEDAD ASOMBROSA

Todos tenemos la experiencia de escuchar nuevas enseñanzas; nuestras reacciones ante ellas han podido ser de asombro, extrañeza, sorpresa, entusiasmo, desconcierto, fascinación o en algunas ocasiones rechazo, oposición o refutación.

El evangelio de este domingo nos presenta la novedad de la enseñanza de Jesús; nos podemos imaginar la cara de asombro de quienes lo escuchaban. Estaban acostumbrados a escuchar a los letrados, especialistas en explicar la letra de la ley ignorando el Espíritu. Se preocupaban de la apariencia ante los hombres y no en agradar a Dios, como lo descubrimos en muchos pasajes de los Evangelios.

La enseñanza de Jesús no era desde la letra de la Ley, sino desde la autoridad de su vida; en hechos concretos devolvía a las personas su libertad, su dignidad, por ello hasta los espíritus inmundos lo reconocían como el Santo de Dios.

Podemos intuir que fue el hombre curado quien experimentó el mayor asombro, porque la novedad para él fue que ALGUIEN se interesaba de su persona ya que por su condición de “endemoniado” nadie se fijaba en él, Jesús en frente de todos le devuelve la libertad.

Podemos preguntarnos: ¿descubrimos la novedad de la enseñanza de Jesús en nuestra vida diaria, nos asombramos ante ella o la consideramos como algo que se escribió hace muchos años y que hoy no nos afecta ni nos debe de afectar?

A ti y mí también nos toca enseñar, a los hijos, a los jóvenes, a los alumnos, a los catequizandos, a las hermanas… ¿Cómo es nuestra enseñanza? ¿Produce asombro en los demás porque en medio de las dificultades del mundo, las guerras, las envidias, las apariencias, las incomprensiones, somos capaces de trasmitir amor, comprensión, respeto, solidaridad y libertad?

Bertha S. Banegas
Misionera Claretiana